Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Hoy recordé con alegría a mi amiga Rema y a mi amigo Sameer, ambos originarios de la India, siempre me comentaban sobre la región en que viven y como Mumbai era mil veces mejor que Bangalore y viceversa. En lo único que estaban siempre de acuerdo era en que la comida hindú es de las mejores y más variadas, hecho con el que concuerdo absolutamente.

Tan sólo basta probar un pan Naan, un pollo Tandoori, unas samosas rellenas de vegetales, o una batata vada con algún aderezo como el que acostumbran para enamorarse de la comida hindú.

Además de los sabores tan variados, están también lo colores; los amarillos brillantes, los verde esmeralda, el rojo vivo, me atrevería a decir que es tan variada como la comida mexicana, con quienes además compartimos varias semejanzas que sorprenden a más de uno, tanto en lo culinario como en la vida social.

En la foto de este post, muestro el Pani Puri una botana “callejera” muy popular y que fue uno de los manjares que pude probar gracias a la cocina de mis amigos. Ambos participaron y mientras yo tomaba fotos, ellos cocinaban y al final bebimos una cerveza para acompañar el festín que degustamos esa noche.

Siempre es bueno conocer de diferentes culturas pero es mejor si además de aprender, puedes aprender las recetas y comer lo que se cocina.

PD. Recientemente he estado tratando de calibrar el monitor de iPad, que es una herramienta fabulosa para los fotógrafos, nos sirve para mostrar nuestro trabajo al instante pero siempre es bueno tener un monitor calibrado para que el color sea el mismo. Sin embargo no he tenido suerte, si alguien sabe cómo hacerlo o encuentra información relevante antes que yo, lo agradeceré en este post o en mi página de Internet. (www.mvazquezfoto.com) Gracias.

Anuncios